Juan Antonio González Alonso – Attac Oviedo

Mayo 2016

El TTIP no es un simple tratado comercial tal como intentan enmascarar sus oscuros negociadores, es un ataque frontal contra la inmensa mayoría de la sociedad europea y estadounidense que trata de disimular sus intereses geoestratégicos y geopolíticos. No es ya ningún secreto la galopante pérdida de hegemonía mundial de los EEUU que observa con inquietud como los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) toman posiciones punteras en los destinos político-económicos-militares del planeta. Así que EEUU firma el TTP (Trans-Pacific Partnerhip) con 11 países (Canadá, México, Perú, Chile, Brunei, Japón, Malasia, Singapur, Vietnam, Australia y Nueva Zelanda) para aislar a China e India, y quiere firmar el TTIP para alejar a Rusia de Europa. Además EEUU firma el Trade in Services Agreement (TiSA), acuerdo sobre comercio y servicios, suscrito por la UE y 24 países más, obviando, como no, a los BRICK. Y es que TTP, TTIP y TiSA son instrumentos imprescindibles para seguir fomentando el imperialismo neoliberal y globalizador de EEUU en el mundo, dirigido contra las potencias emergentes (obsérvese que tan sólo EEUU, está presente en los tres tratados).

¿Con qué amenazan los BRICS a EEUU? En principio con crear un bloque alternativo a la estructura institucional económica occidental, nacida y desarrollada a partir de Bretton Woods (1945). Por un lado, China construyendo una Nueva Ruta de la Seda (trenes de alta velocidad, carreteras, oleoductos, etc.) que le acerque más a Europa. Por otro lado, Rusia con sus infraestructuras transeuroasiáticas para obtener una mejor conexión con Europa -sobre todo con Alemania- y fomentar un mercado común euroasiático

TTIP, TPP Y TiSA son extensiones económicas de la la hegemonía estadounidense, para controlar un bloque que incorporaría el 75% del comercio y del PIB mundial, y que tendría en la OTAN su brazo armado con una Europa subordinada a los intereses de su ¿socio? americano. Cuando Orwell describió al Gran Hermano (Big Brother) que nos observa, jamás imaginó que llegaría de la mano del libre mercado y que tendría el rostro de un encopetado y próspero capitalista yanqui que señalándonos con su dedo índice nos invita a que nos alistemos en sus filas (I want you for U. S. Army). Si todo es así, no será porque populares, liberales y socialdemócratas no estuvieran advertidos.

untitled

Anuncios