Francisco Morote Costa – Attac Las Palmas de Gran Canaria.

Enero 2015

Si fuera cierto que lo que es bueno para las empresas transnacionales es bueno para el mundo, los tratados de libre comercio serían buenos para los países y los estados que los firmasen, pero no es así, porque las empresas transnacionales, estadounidenses, europeas y japonesas en su mayoría, constituyen un poder, las primeras sobre todo, con vocación y hasta con voluntad de gobernar y dirigir el mundo en provecho, fundamentalmente, de las élites capitalistas del planeta. Por esa razón el Tratado de Libre Comercio EEUU UE ( TTIP, por sus siglas en inglés ), que se venía negociando en secreto desde hace años, no constituye ninguna excepción a la regla. Como todos los tratados de libre comercio firmados hasta ahora, el TTIP pretende no ya favorecer sino blindar los intereses de las empresas transnacionales y las élites que las controlan.  Leer más…

Anuncios