¿Terminarán los grandes banqueros en la cárcel alguna vez por su conducta? ¿O las mala decisiones empresariales no son realmente un delito? Cinco años después de la bancarrota de Lehman Brothers, declarada el 15 de septiembre de 2008, aún persiste el debate sobre cuánto deben costar las decisiones fallidas a los presidentes de los grandes bancos, y la posibilidad de sanciones legales para altos cargos del sector se mantiene como una amenaza lejana. Leer más

Anuncios